Técnicas de frenada en situaciones de emergencia

Aprende 3 técnicas de frenado básicas para conseguir detener nuestra motocicleta con mayor seguridad

frenando-moto

Cuando un motorista emprende su marcha en carretera, está expuesto a una multitud de situaciones peligrosas y estar bien preparado para afrontarlas puede significar la diferencia entre tener un accidente o poder continuar tu camino.

Las frenadas de emergencia son una de esas situaciones que mayor preocupación causa a los motoristas. Hay 3 técnicas básicas que pueden servir de ayuda para conseguir una buena frenada precisa y controlada, además de poder practicarlas de manera sencilla antes de poder llevarlas a cabo eficazmente.

  • La presión sobre la maneta y pedal de freno ha de ser progresiva. Accionar de forma brusca cualquiera de estos dos mecanismos de frenada supondría un mayor riesgo ya que podemos perder el control de la motocicleta. El método de frenado bombeando maneta y pedal tampoco sería una buena técnica a emplear ya que la moto dará tirones y esto también es peligroso. La presión sobre los frenos ha de ser de un 70%, siempre haciéndolo de forma progresiva y sincronizada.

Ejercicio a practicar: Si queremos prepararnos para ser capaces de dominar esta técnica a la perfección, podemos hacer pruebas de frenada en situaciones de práctica, frenando uno a uno con los mecanismos de frenada, para luego ir combinando ambos hasta llegar a la sincronización de punto de frenado en los dos por igual.

  • Frenada en equilibrio. Hacer una frenada de emergencia en tensión es altamente peligroso, ya que nos impide generar movimiento de corrección del equilibrio. Este comportamiento puede hacernos perder superficie de contacto con el suelo, por ello, es muy importante que si se va a realizar una parada de emergencia, que la motocicleta se encuentre lo más perpendicular con respecto a la carretera para mantener el equilibrio.
  • Mirar el lugar donde queremos frenar. Es una de las técnicas más aconsejadas por los expertos. La visión está completamente conectada con los movimientos y, por lo tanto, con la dirección de la motocicleta. Mirando el punto en el que nos fijamos principalmente, tendemos a direccionar nuestro cuerpo. Si somos capaces de controlar el entorno, fijar nuestra mirada en un punto unos metros antes del obstáculo, podremos realizar frenadas en situaciones de emergencia totalmente eficientes sin llegar a tocar el mencionado obstáculo.

Si deseáis aprender más sobre las técnicas de frenado y seguridad sobre la motocicleta, disponéis de Motoescuelas que imparten este tipo de cursos. Con ellos, adelantaréis muchísima experiencia de conducción y tendréis recursos de profesional que os evitará males mayores.

Dejar un comentario