Australia con la nueva BMW R1200 GS

3-australia Esta era nuestra misión. ¿Y qué mejor lugar donde intentar lograr semejante desafío que un país con una población de tan solo 24 millones, que a su vez ocupa la sexta mayor superficie entre los países de la Tierra? Conduciendo desde altitudes de 1.845 metros hasta profundidades de 15 metros por debajo del nivel del mar, bajo temperaturas oscilantes entre 12 grados por las mañanas y 44 por las tardes, todo ello rodeados de una variedad de animales salvajes moviéndose en plena libertad por paisajes multicolores… Australia respondió a nuestro reto ofreciéndonos una aventura sin parangón.

 

Con menos de tres habitantes por kilómetro cuadrado, tener rutas vírgenes para uno solo en Australia es más regla que excepción. Sobre las pistas forestales de High Country (Victoria), las rutas solitarias por el amplio Outback o el sinuoso asfalto esculpido en los acantilados erigidos sobre el Océano Antártico, coincidir con otros motoristas era algo realmente extraordinario.
4-australia

Un retraso inesperado nos conduce a una aventura adicional

Un retraso de barco nos obsequió con un plus de aventura australiana. El día en el que estaba prevista la salida, numerosas piezas clave6 del equipamiento aún estaban de camino entre Europa y Australia. Se decidió hacer una ruta de dos días al High Country de Victoria antes de volver al punto de salida de Carboor, con la esperanza de que el equipo habría llegado para entonces. Los rincones perfectamente ladeados de Mount Buffalo y las vistas despejadas de prácticamente todos los puntos de parada hicieron desaparecer rápidamente nuestras preocupaciones sobre el equipaje.

La vuelta de ida y vuelta al chalé de Mount Buffalo mereció la pena. Una de las mejores pistas de asfalto de nuestro viaje se encuentra en este corto tramo de carretera que bordea los acantilados de granito. Gorge Heritage Walk ofrece información sobre el chalé de Manfield, que por primera vez animó a los turistas a visitar este pico tras su construcción en 1902. Pulpit Rock es un mirador menos conocido, que sin embargo ofrece las que probablemente sean las vistas más grandiosas del lugar desde su precipicio.

Adiós al pavimento

5-australia

Excelentes tramos de asfalto desde Mount Buffalo a lo largo de la Great Alpine Road hasta girar hacia Dargo. La mayor parte de esta ruta de 62 kilómetros es una carretera de tierra que recorre bosques y praderas. Tras un largo día sobre la moto, llegar a la localidad de Dargo es fuente de alegría. Con sus cabañas de troncos y un pintoresco bar empapelado con termos para cerveza, el Hotel Dargo es algo que ningún viajero motorista se debe perder. Además, es el único alojamiento del pueblo.

El Victorian High Country, también conocido como los Alpes de Victoria, alberga las mayores altitudes de la Australia continental. Cuando la Great Alpine Road bordea Mount Hotham, llega a su punto álgido de 1.845 metros en “The Cross”. Aquí a veces puede encontrarse nieve posada sobre los bordes de la carretera, incluso cuando hace tiempo que ha llegado la primavera australiana.

Las carreteras de tierra que recorren las llanuras Dargo High Plains entre Dargo y Dinner Plain varían desde algunas rutas de gravilla en buen estado hasta tramos más desafiantes con secciones escarpadas de barro y rocas.

243 kilómetros de Australia suroriental que destacan por constituir una de las carreteras costeras más bellas del mundo. En un sinfín de curvas, serpentea desde Torquay hasta Allansford. Como en la mayoría de los lugares de este continente isleño, es habitual encontrar señales de advertencia de la existencia de canguros. Una atracción turística popular que puede encontrarse a lo largo de esta ruta es un agrupamiento de agujas de piedra caliza que sobresalen del mar: se le conoce como “Los 12 apóstoles”. Doce kilómetros más allá de Los 12 apóstoles, nuestro grupo hizo parada en Port Campbell, donde habló sobre los planes que nos llevarían hacia el Norte, recorriendo montañas, cañones y, por último, hasta el Outback.

La Great Ocean Road7

9Nuestra ruta, que comienza al norte de Port Campbell y se dirige hacia la autopista Hamilton Highway, nos permite recorrer el diminuto pueblo de Timboon. A pesar de tener una población inferior a 1.000 personas, Timboon es una localidad conocida en el suroeste de Australia por sus helados. Continuando por la carretera nacional 150 kilómetros más, llegamos a Dunkeld, al extremo sur del parque nacional The Grampians. The Grampians alberga numerosas muestras de arte rupestre desperdigadas de los aborígenes.

Algunos de los motivos seguirán envueltos por un halo de misterio para siempre, ya que su significado se perdió tras el asentamiento europeo en la región. La viticultura en The Grampians se remonta a 1862: esta tradición se celebra anualmente desde 1992 durante el Grampians Grape Escape, que actualmente es uno de los festiva
les vinícola más antiguos de Australia.

Las largas rectas de la carretera que dan la bienvenida a The Grampians van dando paso paulatinamente a pasos extremadamente estrechos con curvas cerradas por doquier. Como tantos otros lugares de Australia, todo un paraíso motero. Los ríos de gran parte de Australia presentan una tonalidad marrón herrumbrosa debido al tanino de las hojas de eucalipto que llega al agua.

Al preguntar a un oriundo del lugar la pregunta de “¿Y qué se cuece por Nhill?”, nos respondió, “Mucho más de lo que aparenta su nombre”. La localidad de Nhill se encuentra al sur del Gran Desierto, y tras un corto tramo de asfalto al salir del pueblo en dirección Norte, los protuberantes neumáticos vuelven a rodar por caminos de tierra. Poco antes de adentrarnos en el camino que bordea el extremo oriental del parque Big Desert Wilderness Park, optamos por hacer una parada en esta remota región, concretamente en Wagon Flat. Aquí nos sorprendió un molino que extrae agua cristalina de una fuente en pleno paraje desértico. Carreteras magníficas de grava sin apenas afluencia de personas hacen que el Big Desert pueda recorrerse cómodamente en una tarde. Con temperaturas superiores a los 43 grados, no nos faltaban incentivos para seguir rodando y dejar atrás el desierto.

Dejar un comentario