Vitin World Tour en Barcelona – Francia – Italia

salida-foto-aereaHola amig@s!!!

Después de una esperada salida desde Barcelona Premium, donde me emocioné como nunca lo había hecho, una comitiva de unas 25 motos me acompañaron hasta La Jonquera (frontera con Francia).

Allí nos despedimos y seguí acompañado de mi hermano Paco y dos amigos, Cesc y Jordi. Cruzar Francia siempre es aburrido por la Autoroute, pero es como se avanza de verdad. La idea era llegar al Lac du Serre-Ponçon en la comarca de Hautes Alpes. Por que esta zona para pasar la primera noche? En esta zona hace casi 25 años, aprendí a esquiar con mis primos franceses. En la pequeña, pero muy bonita, estación de Reallon y ese fue el motivo. También los casi 700 kms que separan Barcelona de este bello lugar, lo hacían recomendable para el primer dia. Noche de camping con mi primo Jean-Pascal que vino a vernos y por la mañana, mas despedidas. De mi primo y de mi hermano. Especialmente emotiva fue la de mi hermano.

moto-barcelona-premiumDesde ahí, y a las 9.00 AM, la intención de Cesc, Jordi y el que escribe era llegar a Verbania (Lago Maggiore –Italia-). Allí nos esperaba Marco Togno. No lo conocía personalmente, pero me regalo y envió (sin conocerme de nada) la preciosa pletina que luce Camel en su manillar. Además, su mujer me hizo un donativo via web, del cual les estoy muy agradecido. No solo eso, nos esperaban y nos invitaron a comer en su preciosa casa de 3 plantas y de notoria antigüedad.

Pero para llegar a Verbania, desde el Lac du Serre-Ponçon, tuvimos que hacer antes unos cuantos kilómetros. Llegar a Briançon, fue un visto y no visto. Y desde ahí empezamos a subir y subir. Arriba Montgenevre, preciosa estación de esquí, con prados totalmente verdes. Y fresco en el cuerpo, pero solo fresco. Pasamos a Italia y cogimos la tediosa Autostrada que va de Torino a Milano. A medio camino, nos desviamos para llegar al Lago Maggiore bajo unas nubes que amenazaban tormenta y que se quedaron en nada. Conocer a Marco y abrazarme con él, será de esos momentos inolvidables en este Tour. Nos cedió un apartamento en Verbania (de su hermana entendí) y sitio para guardar las motos. Por la noche, y después de descansar por la tarde con paseo incluido a orillas del lago, Marco nos había preparado una cena con amigos y compañeros de su trabajo en un restaurante a orillas del lago. El sitio, idílico, la comida, italiana y la compañía fenomenal. Lo pasamos muy muy bien esa noche. Pronto a dormir, al día siguiente nos esperaba uno de los días mas curvilíneos… hasta el momento. Salimos pronto en un día nublado, pero no amenazante. Primero pasar a Suiza por Locarno bordeando el Lago, para iniciar la subida del San Bernardino.

 

DCIM100GOPROGOPR0024.ESPECTACULAR. Fotos en la cumbre del puerto y bajamos para coger el Spluggen que sube dirección Italia. Las “tornantes” son muy espectaculares por lo seguidas que vienen. Todas de tercera a segunda.. y con empuje hacia arriba. Si la subida es espectacular, la bajada no lo es menos. Con dirección Chiavena, bajas por unas “tornantes”… CON TUNEL incluido, que hace que tengas que demostrar la pericia para hacer girar la moto con 400kgs en un par de metros. Aquí íbamos gritando dentro del casco…de placer. Al llegar los 4 a Chiavena, justo antes de llegar, nos desviamos otra vez a Suiza, para dirigirnos a Saint Moritz subiendo el precioso Maloja Pass. Que decir de Saint Moritz. La primera vez que estuve me impresiono más, esta ya no tanto, aunque es un sitio precioso. Verde, muy verde y con un lago que lo domina todo. También muy limpio. Lo dejamos atrás para iniciar la subida del BerninaPass. El pico Bernina tiene más de 4000mts y su imponente glaciar es de foto obligada. Bajando el Bernina y a la izquierda, sale la carretera que te lleva a Livigno. Es un zona de Italia con régimen especial de impuestos y, entre otras cosas, la gasolina es más barata. 1 Lt = 1€. Me recordó mucho a Andorra, pues esta plagado de estaciones de esquí. Bajando recorres la bonita Comuna di Valdidentro para antes de llegar a Bormio, girar a la izquierda y encarar el puerto estrella del dia.

DCIM100GOPROGOPR0026.stelvio-nevadoEl Paso del Stelvio. Lo había hecho con furgoneta y recuerdo haberme comido las uñas por no haber ido en moto. Esta vez eso no iba a ocurrir. Marco salió como una flecha a atacar las primeras tornantes y llego el primero arriba. Estábamos en Italia y quien sino debía tener ese honor. Yo me quede el ultimo y fui filmando a Cesc y Jordi que flipaban de lo lindo en cada tornante. Prados, cascadas, muros de roca, todo increíble. La vegetación va desapareciendo dejando paso al blanco elemento y así llegamos arriba. A 2760mts entre paredes de nieve en la carretera. Hicimos fotos, compra de pegatas, algún selfie y como estábamos a 6º, pues rapidito para abajo. La subida es larga y con muchas tornantes. La bajada es corta pero con un desnivel descomunal.

 

Entre bosques llegamos a Bolzano en el Sud-Tirol italiano, después de casi 600 km. Aquí se habla alemán y la gente es rubia, alta y grande. Buscamos camping, durmiendo al final, Marco y yo en un hotel y Cesc y Jordi en las tiendas. Teníamos pensado dormir los 4 en un bungalow, pero el Camping Steiner (de primera categoría) estaba FULL. El día siguiente, festivo en Italia, junto con el puente de ese lunes, hizo que no hubiesen bungalows disponibles. Nos apañamos y al día siguiente nos despedimos de Marco Togno. Un gran hombre que con su flamante GS1200R nos acompañó por unos puertos míticos de los Alpes y que nunca olvidare. Nuestro destino era Cortina d’Ampezzo, a solo unos 200kms, con la previsión de llegar al mediodía e instalarnos en el camping. Salimos de Bolzano (Bozen en alemán) y nos metimos en la autopista. Iban a ser unos 100 por autopista y otros 100 por carretera nacional, pero cuando llevábamos unos 45, veo un cartel anunciando Val Gardena y pienso: “ y con todo el día por delante, vamos a ir por autopista?”, así que puse el intermitente y nos salimos de la Autostrada…y que acierto!!!

Empezamos a curvear para llegar a Val Gardena. De ahí, por el Passo Gardena nos metimos en el corazón de los Dolomitti. Curvas, curvas y más curvas, entre prados verdes con montañotes de roca marrón grisáceo que hacían que las vistas a través del casco fuesen de postal. Pasamos por la estación de esquí de Alta Badia y empezamos a subir por el Passo Valparola curveando hasta llegar al cruce donde se junta con el Passo Falzarego. De ahí, varios montones de curvas para bajar a Cortina, resplandeciente en el fondo del valle. Decir que no nos llovió en ningún momento del trayecto…desde Barcelona. Hemos tenido mucha suerte.

 

Instalados en el camping Rochetta, decidimos acampar por dos días. El día de descanso iba a ser para Cesc y Jordi, un día de excursión a Le Tre Cime di Lavaredo. Vinieron impresionados, sobre todo Jordi que no había estado. Yo me dediqué a ordenar un poco todo lo fotografiado y filmado en estos días y descansar, sobre todo, descansar.

camping

Después del día de asueto, por la mañana de ese jueves me despedí de Cesc y Jordi, que volvían a Barcelona, y empecé mi viaje en solitario. Ese viaje que tanto me había emocionado en mis pensamientos.

Dejar un comentario