ALMERÍA, NO SOLO DESIERTO.

Los que disponemos de poco tiempo para viajar siempre podemos “apañar” nuestras obligaciones un fin de semana para poder pegarnos una escapada a rodar con buenos amigos y disfrutar plenamente de nuestras motos.

Así que el diciembre pasado, conseguimos juntarnos varios amigos y con mi veterana Tiger desde Alicante nos fuimos a comprobar que en Almería no solo hay desiertos donde Clint Eastwood rodaba películas del oeste.

016

Saliendo desde Alicante por autovía hasta Lorca, para poder aprovechar mejor el tiempo en carreteras no conocidas, ya que como sabemos en diciembre anochece pronto, y sin prisa pero sin pausa, en poco mas de una hora conseguimos abandonar la aburrida autovía para adentrarnos en dirección La Parroquia por la vereda norte de las Sierras de María y Vélez, pasando por Orce hasta Cullar, donde tras un pequeño tramo de autovía nos dirigimos en dirección Baza.

 

Sin entrar en el núcleo urbano cogimos la carretera que atraviesa el Parque Natural De La Sierra De Baza, carretera estrecha en ocasiones con mal asfalto por la que disfrutas una barbaridad del paisaje (pinadas, cortados…) y de algún que otro ciervo o jabalí que puede aparecer por los lados, bajando luego hacia Escullar para llegar tran unos pocos kilómetros de autovía a la carretera AL-872 por la que atravesamos bonitos bosques hasta llegar al Calar Alto, obligatoria parada donde disfrutar de la vista y el complejo de observatorios astronómicos a casi 2.200 mtros de altura.

018

Para rematar el día, cogimos dirección Olula de Castro, y de allí a Velefique por el puerto homónimo, el “Stelvio de Almería”, increíble puerto de montaña a disfrutar para luego ir a Bacares donde en el Hostal La Fuente nos recibieron como reyes y a un precio más que razonable nos dieron posada y cena. Impresionante la limpieza del cielo en día despejado y el manto de estrallas del que se puede disfrutar.

 

Una vez descansados afrontamos el segundo día, de regreso a casa, por carreteras menos montañosas, la otra faceta del interior Almeriense, llendo a Tíjola, Olula Del Río, Cullar, Galera y Puebla De Don Fadrique. Desde allí por El Collado De La Sagra, vuelves a subir hasta los 2.000 metros y pico (carretera normalmente nevada en invierno) o puedes ir por la alternativa (también recomendable) hasta Santiago De La Espada, una de las puertas para entrar en La Sierra De Cazorla, pero nosotros nos dirigimos a Yeste por una estrecha carretera junto al río pasando por varios puntos turísticos.

004

Tras una vuelta por elche De La Sierra, Hellín y Pinoso, llegamos a Alicante, cansados pero con ganas de mucho más. Si las motos y la carretera nos vuelven locos, el poder compartirlo con tan buena gente, tantas risas, tan buen rollo, le hace no tener precio.

Dejar un comentario